viernes, 31 de mayo de 2019

Sondeos arqueológicos en la Alquería de la Torre.



Resumen de la actividad arqueológica preventiva: SONDEOS ARQUEOLÓGICOS EN LA ALQUERÍA DE LA TORRE, TORREALQUERÍA. ALHAURÍN DE LA TORRE, MÁLAGA. (Resumen para el anuario arqueológico de Andalucía del año 2018 de la mencionada intervención).


JOSÉ ANTONIO SANTAMARÍA GARCÍA.

RESUMEN

La actividad arqueológica preventiva, llevada a cabo, nos ha permitido profundizar en el conocimiento del despoblado nazarí que se encuentra en la ladera donde se asienta la torre exenta que le da nombre al yacimiento y a la barriada cercana a la misma. Se ha constatado la existencia de un núcleo residencial bajo medieval que controla un importante camino que atraviesa la Sierra de Cártama y llega a las proximidades de la villa y el castillo de Cártama, siendo un lugar estratégico para su defensa.


SUMMARY

The preventive archaeological activity, carried out, has allowed us to
deepen in the knowledge of the depopulated Nasrid that is in the
slope where the free tower that gives name to the deposit and the
neighborhood near it is based. It has been verified the existence of a
residential nucleus under medieval that controls an important way that
crosses the Mountain range of Cártama and arrives at the proximities
of the town and the castle of Cártama, being a strategic place for its
defense.



Introducción

El ayuntamiento de Alhaurín de la Torre tiene previsto acometer un proyecto de índole cultural que contempla la restauración y puesta en valor de la torre exenta y de los restos constructivos del cortijo.

Este proyecto contemplaría la excavación de áreas de la propia alquería, la excavación restauración y puesta en valor del molino de aceite, la excavación y puesta en valor del área de necrópolis musulmana, además se contempla crear un área de interpretación cultural de las tierras alhaurinas en general y de la Alquería en particular.

En tal sentido y como paso previo se pretende ahondar un poco más en el conocimiento real de los restos inmuebles existentes de cara a la evaluación de la idoneidad de su utilización para este futuro proyecto[1]. El área a intervenir se encuentra fuertemente remozada y dividida por varios caminos que la circundan y a la vez delimitan amplias áreas y parcelas.

El área del yacimiento lo podemos dividir en dos grandes sectores, el más alto que es donde se encuentra las ruinas del cortijo, finca catastral: 29007A002000020000XA, donde encontramos bastantes restos constructivos y la propia torre exenta, que sería sin lugar a dudas donde debe de conservarse los restos de la alquería propiamente dicha. Y el sector más bajo, finca catastral: 29007A002000030000XA, ambos se encuentran separados por el camino que divide el yacimiento, en esta parte nos encontramos con un pinar abancalado donde se encuentra la necrópolis islámica y con el molino aceitero. La parte alta del yacimiento es propiedad municipal y la parte baja es de propiedad privada.

Es incalculable el valor histórico y cultural del mencionado molino, molino que se contemplará restaurar y poner en valor en el futuro proyecto cultural. Esta estructura estuvo en uso hasta mediados/finales del siglo XX.

Las primeras noticias de este molino la documentamos en el testamento de Diego de Cazalla abierto en 1550, donde se indica la existencia de un molino de aceite entre las propiedades del Mayorazgo de Cazalla en la Alquería de la Torre.

Justo por encima de los restos del molino y a la vez justo por debajo del mencionado camino, que divide el yacimiento, aparece lo que parece una estructura de forma rectangular, bastante oculta por la basura, el escombro y por los propios abancalamientos del área. Las dimensiones aproximadas son de 13 x 6 metros. En 2017 se acomete la limpieza y desescombro por medios arqueológicos de unas piedras y una terraza sobre el molino, que culmina con el hallazgo de la planta completa de una ermita construida bajo la advocación de Santa Ana del Valle y bajo el paraguas de la aldea cristiana que se asienta bajo la torre a partir del siglo XVI.

Esta ermita es utilizada como edificio religioso y como cementerio cristiano de esta aldea como queda demostrado en los niveles más profundos de la excavación de 2017, con la aparición de osarios bajo el pavimento del edificio.

Este edificio se asienta sobre otro edificio más antiguo que podría ser el reaprovechamiento de una mezquita islámica, el material cerámico nos habla de un horizonte nazarí.

Desarrollo Metodológico.

La primera fase de ese proyecto consistió en una prospección intensiva de toda la ladera de caída Sur desde el cortijo y restos de la torre hasta el camino, con el fin de localizar los restos de naturaleza constructiva que se podían apreciar en superficie allá por el año 1994 y que fueron destruidos por el arado y posterior reacondicionamiento de la zona con movimientos de tierras y aportes de tierras foráneas, además de una masiva y descontrolada reforestación agrícola del terreno sin supervisión arqueológica.

Gracias a una foto, realizada por nosotros, contábamos con varias pistas que nos podrían situar la estructura: por un lado la línea de pinos, la estructura hidráulica moderna que se aprecia en la parte más alejada y trasera a la izquierda de la foto y por otro lado una gran piedra que se observa a la derecha de la foto.





Fotografía realizada en el año 1994 donde se aprecia una estructura soterrada a media ladera del cerro.

Una vez concretado el lugar aproximado de la ubicación realizamos un examen del terreno para identificar el lugar y observar posibles indicios y su estado de conservación.

Como ya sospechábamos la masiva y descontrolada repoblación ha dañado in extremis amplias zonas de las laderas circundantes a la torre y del yacimiento. El panorama resultante es cuando menos desolador, pues de inicio nos enfrentamos a unas estructuras que en el año 1994 estaban en superficie, y que los indicios cerámicos examinados en la zona indicaban un origen como mínimo con un horizonte cultural nazarí, que han desaparecido de la superficie del terreno, y que presumiblemente han sido arrasadas.

Primeramente se procedió el desbroce superficial de una amplia zona alrededor de la superficie del sondeo y tras la toma de varias medidas de altura desde un punto cero relativo[2], cuya medida de altura es de 196,072 m.s.n.m puesto al efecto. En el área acotada para el estudio se han localizado restos de hasta 14 alcorques de plantas reforestadas y de nueva plantación.

Tras la documentación gráfica, del inicio de los trabajos, se procede propiamente con el trabajo arqueológico de excavación, en este sentido se han realizado un total de cinco cortes con varias ampliaciones.

Se comienza la extracción mediante la retirada de los distintos estratos que nos encontramos con el método de excavación a la inversa, siendo los primeros documentados los más modernos y siendo los más profundos los más antiguos depositados.


Corte 1. Se plantea como un rectángulo de 4 metros por 2 metros, tras los niveles iníciales de superficie se descubren los restos de dos grandes muros que discurren paralelos y que se continúan en ambos perfiles, entre ambos muros se documenta un amplio sector con los derrumbes de estos muros que amortizan los resto de un pavimento muy estropeado de argamasa a base de una arcilla verde-amarillenta con nódulos de cal, bajo este pavimento documentamos directamente el nivel geológico estéril.



Fotografía de la planta primera del corte C-1, donde se aprecia los dos muros casi paralelos que conforman una gran habitación.


Corte 2. Este corte se plantea como la continuación hacia el Este del área de investigación identificada como C-1. Sus medidas son 4 metros de largo por 1 metro de ancho, y surge de la necesidad de aportar algo más de información a los resultados encontrados y examinados en el corte C-1. En el apreciamos la continuidad de ambos muros paralelos, sólo que hacia el sureste la suave caída de la pendiente a erosionado los mismos y una parte de ellos ha desaparecido aflorando directamente el geológico.


Corte 3. Dados los escasos resultados que hemos obtenido de los cortes C-1 y C-2, por la escasa potencia de sedimentos, y puesto que los mismos no nos aportan suficientes datos al respecto del posible uso y funcionalidad de la estructura rectangular central, se decide realizar tres pequeñas ampliaciones en el lado que vendría a coincidir con el punto cardinal Oeste de C-1, al que se adosa, con el fin de aportar más luz a la estructura que nos ha aparecido. En ellos se constata la continuidad de ambos muros.


Corte 4. Surge con unas dimensiones de 2 metros de largo por 1 metro de ancho. Se adosa a C-1 por su lado Norte y surge de la necesidad de intentar encontrar algún resto de pavimento o suelo que ayude a clarificar si nos encontramos en el interior o en el exterior de una estructura o habitación. Los indicios parecen indicar que este corte sería la parte exterior de una estructura y por tanto el espacio resultante entre ambos muros podría formar parte del interior de un edificio posiblemente techado.

Corte 5. Los resultados obtenidos en el corte C-1 y en sus ampliaciones nos indican la existencia de una estructura y de su posible continuidad tanto hacia el Este como hacia el Oeste. En este sentido y con el fin de corroborar y en su defecto localizar un posible muro de cierre de la misma, que se podía observar en las fotos de 1994, procedemos a retirarnos del área de excavación inicial 4,5 metros hacia el Oeste y a realizar una nueva cata con el fin de corroborar esta hipótesis.

En este corte documentamos los restos más arrasados de este muro de cierre y un potente estrato oscuro y muy ceniciento con abundantes restos arqueológicos.



Área de la excavación fotografiada desde Drone de la marca Dji, modelo Phantom 3 PRO, equipado con cámara de 12 megapíxeles.

Conclusiones

Los resultados de la intervención nos indican una fuerte presencia humana en este yacimiento entre los siglos XIV y mediados del XV. A aparte de la necrópolis parcialmente excavada, de la torre y de la ermita cristiana, hemos podido documentar la parte de asentamiento musulmán de esta alquería; en este sentido la ladera donde hemos sondeado parece estar articulada por una serie de desniveles suavizados por la creación de unos escalones o plataformas artificiales que aprovechan los desniveles del terreno y los pequeños llanos que la erosión genera en el nivel geológico calizo y que convenientemente rellenados por el hombre mediante el aporte de sedimentos y piedras son aterrazados.


Todos los indicios que hemos atestiguados en los cortes nos hablan de estructuras muy potentes, de formas rectangulares con muros de carga de gran dureza y resistencia, que se asientan a su vez sobre grandes zapatas de cimentación que se adaptan a los pliegues del terreno y regularizan la superficie consiguiendo unos planos constructivos horizontales sobre los que se depositan los muros.

Hemos podido documentar una gran habitación delimitada, a ciencia cierta, por dos de sus lados, con lienzos de muros con longitudes de más de 7 metros lineales para la U.E.9, que sería el muro más alto o al noroeste de la intervención y más de 4 metros para la U.E. 2, que sería el más bajo. Ambos muros nos delimitan un espacio que parece esta compartimentado interiormente según se desprende del resto de muro de peor fábrica identificado en 3–C como U.E.C6.

Este espacio interior puede ser bastante más grande de lo que nos imaginamos pues podría estar relacionado con los restos murarios que han aparecido en el ángulo sureste de C-5, al no poder comprobar la continuidad de los mismos y su intersección, no podemos afirmarlo categóricamente y sin ningún género de dudas. De existir esa conexión y continuidad, estaríamos hablando de una edificación con muros de más de 11 metros de largo por unos 2,5 metros de largo. Estaríamos hablando de una superficie de más de 28 metros cuadrados.

En el espacio delimitado por los muros aparece bastante material de derrumbe de la estructura, sobre todo de piedras, sin embargo no hay una gran capa de niveles de derrumbe de tejas que identifique sin ninguna duda la existencia de una techumbre o cubierta, las tejas se documentan pero no en una cantidad suficiente que nos permita identificar una techumbre sobre este edificio, sin embargo hemos de tener en cuenta que esta alquería es reocupada y repoblada por los cristianos en el propio siglo XV, que bien hubieran podido desmontar las techumbres, aunque es posible que el espacio identificado corresponda a un patio o área interior sin techar.



Fotografía donde se aprecia la distancia entre la torre y la vivienda musulmana exhumada.


En cuanto a los materiales arqueológicos los más numerosos son los cerámicos, de entre ellos destacan un buen número de fragmentos de cazuelas y marmitas, con vidriados melados interiores y a veces exteriores, con evidencias en sus pastas del uso del fuego en su exterior y en sus bases. Otro de los grandes grupos representados son los ataifores de perfiles quebrados con pies y repies muy marcados y distintos tratamientos de superficie, encontrando diversos ejemplos con vidriado verde con líneas de manganeso, blancos con líneas azules y blancos con líneas verdes. Destaca una gran variedad cromática de vidriados verdes, con diversas tonalidades, desde algunos verdes aceituna, otros turquesa, a otros muy desvaídos, con otros casi celeste.



Aparecen también algunos fragmentos de pie de candiles de pie alto, las jarritas de pasta bizcochadas con diversa decoración esgrafiada sobre tratamientos de manganeso y sin decoración, fragmentos de alcadafes con perfiles sencillos con y sin vidriar, con tonos verdes cuando hay vidriado; esta también bien representado el grupo jarra/ jarro, con decoraciones de líneas de manganeso y algunas de almagra, y las redomas también con vidriados verde en sus superficies exteriores.


Todo el conjunto en general es muy homogéneo, y salvo algunos materiales de superficie que nos indican otros momentos más modernos (varios fragmentos de cuencos de reconquista y un fragmento de porcelana, y algunos materiales recuperados en la U.E.20 que es la más profunda, y en el que aparecen algunos amorfos de cerámica a mano y un fragmento de cerámica campaniense, todo el conjunto presenta características técnicas que pueden ser clasificadas en la horquilla de tiempo que va desde finales del siglo XIV a mediados del XV. En un momento cultural nazarí.



Bibliografía.




NOTAS:

[1] La puesta en valor del conjunto histórico de Torre Alquería o Alquería de la Torre se encuentra contemplada dentro del “II Plan estratégico de Alhaurín de la Torre. 2015 / 2020”. Cuaderno de trabajo para la planificación y desarrollo del término municipal de Alhaurín de la Torre. Puede verse en la web municipal, apartado EDUSI.


[2] Todas las coordenadas UTM y sus correspondientes alturas han sido facilitadas por el topógrafo Municipal D. Gustavo González Hoyos.

sábado, 25 de mayo de 2019

Intervención arqueológica en el Cortijo del Almendral

José Antonio Santamaría García.

Durante los meses de marzo a abril de 2019 hemos realizado una intervención arqueológica preventiva en el Cortijo del Almendral, de nuestra localidad.

Es el yacimiento arqueológico, con seguridad, más conocido de nuestro término municipal, pues en el siglo XIX se encontraron, en sus proximidades, dos inscripciones romanas que ya hemos comentado en otras entradas de este blog. 

El caso es que pese a esos hallazgos, pese al tiempo transcurrido desde su hallazgo y pese a ser citado hasta la saciedad por los investigadores epigráficos y de la antigüedad clásica, no conocíamos nada del sitio arqueológico em sí pues no se había llevado a cabo nunca ninguna investigación científica en la zona.

Es por ello por lo que, de común acuerdo con el área de Patrimonio Histórico del ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, hemos procedido a hacer varios sondeos en la zona del descubrimiento con el fin de arrojar más luz sobre el sitio histórico.

El resultado ha sido distinto del esperado, pues hemos descubierto un gran edificio islámico fechado por los restos cerámicos en el siglo XIII-XIV, que podría corresponderse con una posible rábita o ribat nazarí.

Este yacimeinto y su emplazamiento visualmente controlaría parte de la bahía de Málaga, la zona de la desembocadura del río Guadalhorce, todo la zona del arroyo del Valle o Val de Santa María y se adentraría hacia el interior teniendo visualmente control de la zona de Coín, Fahala, Alhaurín el Grande, el Puerto de los Pescadores de la Sierra de Míjas... En fin un lugar militarmente estratégico para la defensa de la provincia y de la capital.



Restos de una habitación de unos 4 metros por 2,20 metros de ancho que a su vez esta subdividida, con un pequeño tabique.
 El pequeño espacio resultante a la derecha del tabique se caracteriza por la existencia de restos de un hogar con carbones y por tanto sería el área de cocina. 

Fragmento de ataifor de borde quebrado recuperado en esta habitación decorado sobre fondo blanco con alternancia de ovas en verde y morado (verde y manganeso).


Restos de una jofaina de borde quebrado con vidriado verde oliváceo al interior de la misma área de excavación.


Podeis leer más sobre el tema en las noticias que se han publicado en prensa provincial y local:

Diario Alhaurín


 Ayuntamiento Alhaurín de la Torre

La Opinión de Málaga

Diario Sur

 Diario Sur

La vanguardia 

El Ágora de Alhaurin 

Alhaurín.com