domingo, 17 de septiembre de 2017

Tal día como hoy, 17 de septiembre de 1489.


Se acabo el verano, se acabaron los trabajos arqueológicos, que han dado unos resultados espectaculares y sorprendentes que pronto verán la luz, comenzamos la rutina del día a día.

Redundando en el conocimiento de nuestro municipio hoy os traemos un fragmento de los repartimientos de Málaga, a la cual pertenecemos, y en el que a un personaje o vecino de la capital se le da una porción de tierra en la Vega de Málaga, entre los caminos de Churriana y de Alaolin.


El documento está fechado en el día 17 de septiembre de 1489, y se encuentra en el folio 106 del Libro de Repartimiento de Málaga, número I que magistralmente transcribió y estudió y cuya transcripción original puede leerse en la página 202 de su publicación.


Folio 106r



17 de septiembre de 1489
...
 



            Este dicho dia se dieron a Diego Carreño por çedula quarenta e tres fanegas de tierras para en conplimiento de los quarenta e tres mill maravedis que sus altezas le mandaron dar en heredamientos en Malaga e su tierra en XXXVIIIU maravedis en que se numeraron que son en la vega de Malaga entre los dos caminos de Cartama e Alaolin pasado la laguna en el valle primero que es el anchura do estan con los primeros juncos questan en el camino viejo de Cartama do llegan las dichas tierras fasta la cumbre primera e desta misma anchura que estas por este camino deçiende las dichas tierras fasta el otro dicho camino de Alaolin segund que se amojonaron e midieron por Miguel de Horosco partidor de tierras e Juan de Hariza su acompañado de lo qual el dicho Miguel de Horosco dio fe en mi presencia de que fueron testigos Pero Dias de Alegria e Diego de Alcazar e Martin Lopes vezinos de Malaga.[1]


Fanega real es igual a 6.439,5617 m2
Diego Carreño recibe 276.901,1531 m2


[1] Página 202.

sábado, 29 de julio de 2017

Inactivo.


Buenos días 

Últimamente tengo muy abandonado el blog por cuestiones de índole personal y laboral.

Es verano, soy papá, y mi Diego crece muy rápido, y hay que hacer algo de vez en cuando con él.

Estoy excavando, una vez más en verano, y esta actividad acapara mucho tiempo y esfuerzo.

Estoy dando forma a un nuevo libro de investigación.

Estoy pintando el salón de casa.

Estamos en verano, y hay que disfrutar del tiempo.

Apaga el ordenador y disfruta de lo que tenemos a nuestro alrededor.